Toyota Rav4: cada vez mejor

Todo nuevo. Así es el Toyota RAV4 cuarta generación, que acaba de desembarcar en nuestras tierras, a poco de su presentación mundial en el Salón de Los Ángeles, en noviembre de 2012.
El Toyota RAV4 es el modelo pionero de los utilitarios deportivos light o compactos. La primera generación se lanzó en 1994; la segunda, en 2000, y la tercera, en 2005.
Respecto del modelo precedente, el nuevo RAV4 se presenta con un profundo cambio estético. Así, el frontal es mucho más moderno, con una gran boca trapezoidal inferior y parrilla que se integra a los faros alargados. Por su parte, las vistas lateral (con estilizadas líneas en cuña) y trasera (marcada por los faros horizontales en reemplazo de los verticales anteriores) muestran la modificación más importante de la estructura: la ausencia del neumático de auxilio colgado del portón.
Esta novedad aporta beneficios concretos a este RAV4. Aunque es 55 mm más corto, 30 mm más ancho y 5 mm más bajo que el precedente, el espacio interior es mucho más grande, con 10 cm más para las piernas de los pasajeros traseros (además disfrutan de asientos reclinables). Ahora, los adultos tienen atrás lugar de sobra, lo que constituye uno de los puntos fuertes de este nuevo modelo. Otra ventaja es la apertura vertical del portón, que facilita la carga en un compartimento que, si bien es más pequeño, cuenta con buenos 476 litros de capacidad (pasan a 1074 si se rebaten los asientos traseros). La visibilidad trasera también es mucho mejor.
Diseño más estilizado, deportivo y moderno para el RAV4. ¿Qué pasó con el auxilio? Está debajo del piso del baúl y, lo que es mejor aún, tiene llanta y neumático (225/65 R17″) originales.
Manejamos la versión tope de gama, la 2.5 4×4 Full, equipada con el nuevo motor 2AR-FE de 4 cilindros en línea 2.5 litros, 16 válvulas, doble árbol de levas a la cabeza (DOHC), con inyección directa y sistema dual de variación de válvulas (VVT-i), que entrega una potencia máxima de 180 CV a 6000 rpm y un par motor de 233 Nm (23,8 kgm) a 4100 vueltas.
Mayor eficiencia
Este motor consume menos (aproximadamente, un 10%), es más elástico, menos ruidoso y acelera mejor que la anterior planta motriz 2.4 de 170 CV de la tercera generación. Se combina con una nueva caja automática de 6 marchas (antes era de 4), bien relacionada y con poco patinamiento (en 5ª y 6ª marchas, las dos sobremarchas), que permite viajar a 130 km/h a un régimen de 2750 rpm.
Imagen de la cámara trasera. Esto quiere decir que en ruta y autopista el motor va muy cómodo, lo que redunda en un consumo bajo para un motor 2.5 (9,1 l/100 km). En ciudad, el RAV4 consume bastante más, pero dentro de los parámetros de un conjunto mecánico como el que lo equipa.
La electrónica ofrece dos modos de conducción (ajustan la respuesta del motor, la caja y el acelerador): EcoMode, para una marcha económica, y Sport, para los que gustan de un andar más picante. Eso sí, el volumen del tanque (60 litros) limita bastante la autonomía.
El comportamiento dinámico es impecable. Con un andar solvente en la ruta y fuera de ella, gracias al tipo y regulación de las suspensiones (McPherson, adelante; multibrazo, atrás), con la salvaguardia de los controles de tracción y estabilidad, sistema ABS con distribuidor de frenado (EDB) y discos de frenos en las 4 ruedas, que lo detienen con mucha seguridad y en distancias lógicas. No en vano obtuvo 5 estrellas de la EuroNCAP. La capacidad off-road es destacada en la arena y otras superficies blandas (siempre que no sean muy profundas). No tiene reductora, pero sí bloqueo central de diferencial, que reparte el torque 50% a cada eje.
Portón trasero sin la rueda de auxilio. El frente del interior tiene un diseño moderno, con un marcado saliente, revestido en cuero como los asientos, paneles y el volante. En la parte superior está la pantalla táctil, desde la que se gestiona el audio, la conectividad y se ven las imágenes de la cámara trasera (incluye sensores acústicos), pero carece de navegador.
La posición de manejo es muy cómoda. Las butacas tienen regulación eléctrica y calefacción. Dispone de cruise-control, climatizador bizona, techo solar, 6 airbags y mucho más.
Esta versión 2.5 4×4 Full cuesta 56.900 dólares, precio elevado dentro del segmento SUV light, que se compensa con el del modelo de entrada de gama (hay 4 versiones), con motor 2.0 de 150 CV y caja del tipo CVT 4×2, que tiene un precio de 36.900 dólares.
10%
De ahorro
Este es el porcentaje de reducción en el consumo de combustible del nuevo motor 2.5 litros de 180 CV del Toyota RAV4 2013, respecto del 2.4 de 170 CV del modelo precedente

FUENTE: IPROFESIONAL.COM 25/05/2013

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!