Prueba Hyundai New Tucson 4WD AT Full Premium Diesel

Hace unos meses la marca anunció en el país la renovación completa de su gama de Sports Utility, que recibieron premios de calidad en todo el mundo y consiguieron conquistar los mercados más exigentes de Europa y los Estados Unidos.
En esta oportunidad nos subimos a la tercera generación del Tucson, un SUV del segmento C que le ha dado muchos réditos a la marca. Se fabrica en Corea pero fue diseñado en Frankfurt, Alemania, para darle un perfil más europeo que asiático. De esta manera Hyundai continua con la transformación que se inició con el famoso diseñador Peter Schreyer, que le cambió la cara a sus autos.
New Tucson se comercializa en Argentina en cinco versiones, 4 nafteras (4×2 o 4×4, caja manual o automática) y una sola opción diésel con tracción integral y transmisión automática, que evaluamos para esta nota. Se trata de una opción con propulsor 2.0 que eroga una potencia de 185 CV y alcanza los 410 Nm.
Los cambios introducidos, tanto en el exterior como el interior, y el equipamiento que incorpora, que podrán ver en el recorrido de esta nota, jerarquizaron al modelo y le imprimieron mayor elegancia pero sin descuidar su carácter deportivo y aventurero.
No todo fue meramente estético porque dentro de las novedades, hay un interesante listado de sistemas y elementos se seguridad activa y pasiva que demuestran una vez más cómo Hyundai prioriza la protección de sus ocupantes.
Tucson sigue ofreciendo la versatilidad para utilizarlo en la rutina diaria, tanto en el manejo citadino como en ruta, pero también para salir del asfalto gracias a su sistema de tracción integral y una serie de condiciones que presenta su carrocería.
Te invitamos a viajar con nosotros a través de las principales características de la Nueva Tucson para que podamos comprobar juntos si tiene los argumentos necesarios para convertirse en uno de los referentes de los SUV´s compactos del mercado argentino.
Diseño Exterior:
A simple vista se percibe un cambio profundo en la nueva Tucson, que dejó atrás las líneas redondeadas y adquirió un formato mucho más elegante y refinado, con trazos más angulosos. Se nota la mano del diseñador alemán Peter Schreyer quien sigue revolucionando el estilo de la marca para conquistar gustos globales.
Desde la marca coreana describen a su diseño exterior como una escultura fluida altamente sofisticada. Lo cierto es que la principal renovación se exhibe en su frente, a través de una gran parrilla trapezoidal con barras cromadas.
Los faros de grandes dimensiones incorporan luces de posición LED que dan una sensación de mayor amplitud, mientras que los antinieblas, con luces de circulación diurna DRL muestran un formato futurista en forma de cuña. Por su parte, el capot lanzado hacia adelante le otorga un sello deportivo.
Una serie de detalles y retoques se aplicaron sobre la carrocería para brindarle una personalidad distintiva a la nueva generación. Nos referimos a una especie de labio en el paragolpes delantero, a un túnel bajo el cobertor plástico inferior y a una reducción de la curvatura del pilar A.
Su gran techo panorámico se extiende a lo largo del vehículo, otorgando una sensación de dinamismo y modernidad. Por su parte, las llantas de aleación de 18” presentan un formato multirayo que transmite dinamismo y calzan neumáticos en medida 225/55-18. En la zona trasera lo más importante está representado por su spoiler de tamaño generoso, ubicado sobre el techo, que no solo le brinda una solución estética sino también aerodinámica, que junto al desarrollo de su estructura le permitió obtener un interesante Cx, de apenas 0.33, bajando en 0,02 respecto al anterior modelo.
Las dimensiones de esta tercera generación están compuestas por un largo de 4,47 metros (creció 6,5 centímetros), 1,65 metros de alto (un centímetro inferior) y un ancho de 1,85 metros de ancho (3 centímetros superior). A su vez la distancia entre ejes se incrementó en 3 centímetros, siendo ahora es de 2,67 metros.
Diseño Interior:
Si te sorprendió desde afuera, adentro vas a pensar que estamos hablando de otro auto. Es que esta nueva generación protagonizó una gran evolución. Los cambios son muchos y trataremos de repasar los más significativos.
En primer término hay que señalar que mejoró considerablemente la calidad de materiales y terminaciones. Ahora resultan más agradables al tacto; se erradicaron prácticamente los plásticos y abundan los materiales más soft. Y el toque de distinción lo dan esos detalles en cuero con costuras dobles en el pomo de la palanca de cambios, el volante y los asientos.
Se percibe el trabajo realizado por los ingenieros de Hyundai para mejorar la aislación e insonorización del habitáculo. Por otro lado, el techo doble panorámico contribuye para que la cabina sea bien luminosa.
En el centro del habitáculo se ubica el nuevo sistema multimedia, con navegador satelital, sobre una pantalla de siete pulgadas que ofrece una lectura sencilla y precisa. Allí también se proyectan las imágenes de la cámara de visión trasera.
Como es un vehículo pensado para realizar viajes largos y aventureros con familia o amigos, se valoran mucho las dos tomas de 12 voltios que nunca están de más, los múltiples portaobjetos distribuidos en el interior y la guantera refrigerada.
La posición de manejo es alta como la tienen los vehículos de este segmento, resulta cómoda y en eso mucho tiene que ver los nuevos diseños de las butacas, aunque desde 16 Válvulas nos gustarían con una mayor sujecion lateral, tanto del respaldo como del cojín. El acceso del exterior es muy buen aya que las puertas disponen de un muy buen ángulo de apertura. La versión que probamos contaba con regulaciones eléctricas de la butaca del conductor, aunque sin calefaccionar y ajustes manuales en profundidad y altura de la columna de dirección. Desde allí el conductor puede manejar el equipo de audio, el Control Crucero y la telefonía, todo al alcance de la mano.
En cuanto a la habitabilidad, hay espacios para cinco pasajeros adultos, cuatro de ellos de buena altura, mientras la quinta plaza trasera central tiene sus limitaciones y es recomendable que allí viaje un niño. Hay una buena altura hacia el techo y lugar para ubicar cómodamente las piernas. Basta decir que para una persona de 1,75 m de altura quedan casi 8 cm a los respaldos de las plazas trasera y 4 al techo.
Si bien la capacidad del baúl se redujo de 590 a 488 litros, sigue siendo generoso y además se puede ampliar hasta 1.503 litros plegando el asiento en proporciones de un tercio o dos tercios. Además la buena noticias es que debajo del piso del baúl encontramos la rueda de auxilio, no solo en la misma medida que las cuatro rodantes sino que también dispone de llanta de aleación.
Instrumental:
Es más bien clásico y convencional, con cuatro cuadrantes circulares con agujas, números grandes y fácil lectura. A la izquierda, aparece el cuentarrevoluciones con el indicador de temperatura del motor más pequeño, y la derecha, el velocímetro con el indicador de nivel de combustible.
En el centro se ubica un display color donde se proporciona toda la información proveniente de la computadora de abordo: temperatura exterior, kilometraje total y parcial, autonomía, consumo instantáneo, indicador de marcha para las versiones con caja automática, entre otros.
Medimos el error de velocímetro arrojando los siguientes resultados: cuando circulábamos a 80 km/h el valor verdadero era de 76, cuando lo hacíamos a 100 km/h el real era de 97, cuando marcaba 120 km/h nuestro instrumento indicaba 116 y finalmente a 130 arrojaba 126 km/h, obteniendo en promedio un error de 3,5%.
Equipamiento:
No es necesario utilizar las llaves para ingresar en este SUV compacto, tampoco se las precisa para poner en funcionamiento el motor, solo basta con pisar el pedal de freno y apretar el botón start-stop. Dos elementos propios de segmentos Premium. En esa misma sintonía tenemos que nombrar a su techo panorámico corredizo con black out deslizable eléctrico.
Otros detalles que marcan la distinción del modelo son sus tapizados de cuero, el volante forrado en el mismo material y las regulaciones eléctricas para el volante del conductor. Si tenemos en cuenta sus 4,47 metros de largo resultan sumamente valiosos los sensores de estacionamiento delanteros y traseros. A su vez, el climatizador automático bizona, que cuenta con salidas para las plazas traseras, logra mantener a todo el habitáculo con el clima propicio para viajar.
La flamante pantalla táctil de 8” es sencilla de operar, tiene letras y números grandes, claros y legibles. Desde esa especie de tablet se puede acceder al equipo de audio (con Bluetooth, CD, MP3, AUX e IN), configurar diferentes cuestiones del vehículo, observar las imágenes que reproduce la cámara de visión trasera y todo lo que ofrece el navegador satelital. Destacamos la calidad de este GPS que, además de contar con mapas muy claros y actualizados, brinda un servicio de información realmente valiosa como indicadores las distancias hacia las próximas estaciones de servicio, hospitales, alojamientos, entre otros. Resulta muy útil, sobre todo cuando uno está viajando y busca diferentes lugares en sitios que no conoce demasiado.
Para completar su extenso listado no podemos dejar de mencionar a sus levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con función one touch. Por su parte, los espejos laterales son calefaccionados y se pliegan eléctricamente, mientras que el interior tiene la función antideslumbramiento.
Seguridad:
El modelo fue fabricado sobre una nueva plataforma que deriva de la Santa Fe. Esto permitió utilizar mayor cantidad de aceros de alta resistencia e incrementar la rigidez torsional del vehículo para proteger al habitáculo en caso de impacto. Esta nueva estructura fortalecida se comportó eficientemente en los diferentes crash test que realiza el EuroNCAP obteniendo cinco estrellas de cinco estrellas posibles, con 86% de protección para adultos, 85% para niños y 71% para peatones.
Detrás de esa gran estructura hay una serie de sistemas destinados a corregir maniobras y actuar ante situaciones imprevistas que pueden ocasionar riesgos. Nos referimos a los frenos a discos en las cuatro ruedas con ABS y distribución electrónica de frenado, a los controles de estabilidad y tracción, a las asistencias al arranque y descenso en pendientes. Son asistentes a la conducción fundamentales no sólo para cuando viajamos en ruta sino también al enfrentar otro tipo de caminos que presentar mayor grado de dificultad en cuanto a la adherencia que presentan.
En términos de seguridad pasiva tampoco se queda atrás porque está provisto por un conjunto de seis airbags (frontales, laterales y de cortina), cinturones de seguridad (delanteros con regulación en altura) en los cinco asientos y con sus respectivos apoyacabezas. Por otro lado, incorpora anclajes ISOFIX y Top Tether para sillas de seguridad infantiles.
Siempre destacamos la importancia que tiene el sentido de la vista en la conducción. Por ello destacamos todo lo que pueda mejorar la visibilidad y en el caso de la nueva Tucson se valoran su luz de asistencia en curva, las luces diurnas de LED, los faros antiniebla delantero y el regulador manual de altura de faros, aunque desde nuestro punto de vista le pediríamos unas luces de xenón, los antinieblas traseros y el regulador automático de los grupos ópticos.
Motor, transmisión y comportamiento:
La versión de prueba estaba provista de un motor diésel 2.0, con turbo e inyección directa, que alcanza su potencia máxima de 185 CV a las 4.000 rpm y un torque de 41 kgm entre 1.750 y 2.750 rpm, que ya nos había sorprendido cuando probamos la versión anterior en el año 2010.
El propulsor trabaja en sociedad con una caja automática con convertidor de par de seis marchas que funciona suavemente y no produce los retrasos que pueden presentar otras transmisiones. Presenta un modo secuencial pero no ofrece las prácticas levas al volante. Todo hay que hacerlo desde esa selectora que se maneja cómodamente.
Estamos en presencia de una motorización muy silenciosa, progresiva, que nunca nos deja a mitad de camino porque suele responder fielmente a los estímulos que le ordenamos desde el pedal del acelerador con mucha agilidad, ya que el par se mantiene plano entre las 1.750 y 2.750 rpm. Dispone de una velocidad final de 200 km/h limitada trabajando el impulsor a 3.550 rpm.
Acelera de 0 a 100 km/h en 9,34 segundos un valor destacado para un vehículo de sus dimensiones y peso. Sin dudas en esto ayudan mucho las mejoras aerodinámicas que se introdujeron con la llegada de la nueva plataforma. También ofrece respuestas más que satisfactorias en las recuperaciones. En nuestra prueba en directa demandó 6,56 segundos para alcanzar los 120 km/h desde los 80 km/h.
En términos de consumo, también nos llevamos una muy buena impresión. Cuando circulamos en ruta y a velocidades constante, gasta realmente poco. Es así que en ruta a 100 km/h y el propulsor girando a 1.800 rpm la demanda de combustible fue de solo 5,4 l/100 km y cuando lo hicimos a 130 km/h el registro fue de 7,9 l/100 km. En ciudad la situación cambia, por las diferentes paradas y arranques, y la presencia de una caja automática. Para recorrer 100 km la demanda fue de 10.6 l/100 km..
Antes de subirnos a la New Tucson ya sabíamos de antemano que, con la incorporación de la nueva plataforma, se mejoró las suspensiones y algunas partes de la mecánica. Una vez que la pudimos probar eso se tradujo en una SUV más suave en el manejo diario, más robusta en la conducción off road, y con menos ruidos y vibraciones en el habitáculo.
Las suspensiones ahora son más equilibradas; la delantera McPherson fue modificada para mejorar el confort de marcha en ciudad y eso se nota en menos rebotes, asperezas y durezas en el habitáculo. Por su parte, en el eje trasero se trabajó especialmente para que ofrezca mayor estabilidad en suelos desparejos. En las curvas tomadas a velocidad mantuvo su trayectoria sin mostrar grandes inclinación a pesar de ser un vehículo en contar con un centro de gravedad alto.
La dirección no transmite vibraciones cuando transita por terrenos adversos y eso lo pudimos comprobar ya que se mantiene imperturbable en esos ámbitos, y no pierde docilidad para el conductor. Además, en esta nueva generación ofrece dos modos de uso a través de un sistema de asistencia electrónica denominada Drive Mode. Utilizamos el modo Normal, con funcionamiento más liviano, para el uso citadino y las maniobras de estacionamiento, y el Sport, con mayor dureza, al aumentar la velocidad en ruta.
La versión que analizamos contaba con un renovado sistema de tracción inteligente que acopla de manera automática el eje trasero si las ruedas delanteras pierden adherencia. Incorpora un Control Avanzado de Torque en Curva, que transfiere el torque a las ruedas que cuentan con mejor agarre.
En esta tercera generación de Tucson, incorpora el programa 4WD Lock Mode, que básicamente bloquea los diferenciales, para que todo el tiempo se reparta el torque 50/50 en cada eje. Esto le permite circular fuera del asfalto, por sectores de barro, ripio o arena con mejores aptitudes que un vehículo convencional. El barro fue nuestro escenario offroad de pruebas pasando por un piso flojo y con huellones sin inconvenientes, Este equipamiento está acompañado por un generoso despeje al suelo de 172 mm que le permite sortear los distintos obstáculos que presentan los caminos (piedras, montículos, ramas, entre otros). Además, también se ve beneficiado por sus ángulos de salida (24,5°) y entrada (17,9°).
También probamos su poder frenante: para detener a la New Tucson a cero cuando circulábamos a 100 km/h demandó 42,1 metros, un valor que pensábamos que iba a ser menor dado que los discos de freno delanteros y traseros se incrementaron ensu diámetro.
Precios:
Los precios oficiales de la Nueva Tucson (vigentes al mes de septiembre) parten de los USD 42.900 para la versión naftera 2WD MT a los USD 59.400 de la 4WD AT Full Premium. Para estos productos, la marca oriental ofrece una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros, lo que demuestra la confianza que han depositado en este modelo.
Hyundai propone una serie de mantenimientos programados, que se realizan en su amplia red de concesionarios oficiales en todo el país, cada 10.000 kilómetros, con los siguientes valores de referencia: 10.000 km ($4540), 20.000 km ($5140), 30.000 km ($4540), 40.000 km ($5140) y 50.000 ($4540)
A continuación detallamos el cuadro con prestaciones y consumos.
Valores obtenidos con nuestro equipo de medición de performance
Aceleración
0 a 100 km/h 9,34 seg 158,90 m
0 a 100 m 7,04 seg 84,46 km/h
0 a 200 m 10,76 seg 107,74 km/h
0 a 300 m 13,87 seg 123,74 km/h
0 a 400 m 16,65 seg 134,45 km/h
0 a 1000 m 30,69 seg 170,72 km/h
Consumo
Velocidad Régimen motor Consumo Autonomía
a 100 km/h 1.800 RPM 5,4 l/100km 1.148 km
a 120 km/h 2.200 RPM 7 l/100km 885 km
a 130 km/h 2.300 RPM 7,9 l/100km 784 km
Urbano 10,6 l/100km 590 km
Recuperación de 80 km/h a 120 km/h
En Directa 6,56 seg

Rediseño Distancia de frenado
Nivel de Seguridad Falta de luces de Xenón
Motor/transmisión Falta de luces antinieblas traseras
Consumo en ruta
Equipamiento
Calidad general
Confort de marcha en ruta y ciudad
Rueda de auxilio homogenea y llanta de aleación
Características:
Características Hyundai New Tucson 4WD AT Full Premium Diesel
Motor Diesel 4 cilindros
Cilindrada en cm3 1.995
Potencia CV/rpm 185 a 4.000
Par máximo kgm/rpm 41 entre 1.750 y 2.750
Velocidad máxima km/h 200 a 3.550 rpm en Directa
Peso en kg 1.660
Capacidad tanque de combustible en litros 62
Capacidad de baúl dm3 488/1.478
Neumáticos 225/55-R18
Consumo a 100 km/h 5,4 l/100km
Consumo a 120 km/h 7 l/100km
Consumo urbano 10,5 l/100km
Precio en dólares 59.400
Garantía 3 años o 100.000 km

FUENTE; 16VALVULAS.COM.AR 07/10/2016

Escrito por

El autor todavía no ha añadido ninguna Información a su perfil.

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!