Las ventas de autos de alta gama siguen creciendo ¿Qué puede cambiar hacia fin de año?

El incremento en las ventas de marcas de alta gama sigue firme en el mercado local, con subas que en algunas casos supera los tres dígitos.
La menor brecha de precios entre las marcas generalistas y las premium es uno de los factores que más potencia el mercado, con modelos masivos que son tope de gama y superan en valor a los importados.

Desde que se impuso el cepo al dólar y las firmas más emblemáticas de lujo tienen un tipo de cambio oficial, el negocio cierra redondo para muchos compradores.
Así, las tres líderes registraron los siguientes incrementos entre enero y julio en comparación con el mismo período de 2012:
Mercedes Benz 34%
Audi 18%
BMW 104%
El caso de la alemana de «las tres letras» se ve apuntalado por una «superación» en los problemas de importación que trabaron el ingreso al país de gran parte de sus modelos el año pasado.
Otras marcas importadas de gran valor que ganan terreno son:
Lan Rover 179%
Jaguar 133%
Alfa Romeo 114%
Porsche 97%
Jeep 81%
Smart 57%
El caso del pequeño city car es muy importante ya que logró posicionarse rápidamente en el mercado siendo una nueva marca y un nuevo concepto en vehículos que hasta el momento no se usaba en la Argentina.

Así, con precios que superan los u$s24.000, el modelo es cada vez más «evaluado» por los argentinos antes de tomar una decisión de compra.
Otro impulso a las ventas son las promociones que empezaron a lanzar estas compañías, hasta el momento «impensadas» para la alta gama.
En el caso de Mercedes Benz, anunció un acuerdo con la tarjeta de crédito Visa para que durante agosto y septiembre los clientes de la automotriz puedan pagar con esa tarjeta y en 6 cuotas sin interés sus repuestos, accesorios y servicios.
Algunos concesionarios también ofrecen entregar una parte al contado por un auto y el resto financiarlo. En el caso de La Merced, se puede acceder a un City con un pago de 50% de anticipo y seis cheques a tasa 0.
La oferta es la siguiente:
C200 City Manual: u$s51.900 o $280.779
Anticipo $140.389
6 cuotas de $23.398,25
Cuestión de precios
La menor diferencia de precios que puede haber entre un auto premium y uno tope de gama llevó a muchos compradores a pensar en la opción de dar un «salto» que hasta hace algunos años era impensado.

Esto tiene que ver con el tipo de cambio oficial al que cotizan los autos y la escapada del dólar blue. De esta manera, quienes tienen dólares y los vende en el mercado informal para comprar el 0Km hace un buen negocio.

Algunos ejemplos dan cuenta de la situación del mercado actual. Mientras que un Mercedes Benz Clase C City tiene un valor de u$s51.900 o $287.000, un Passat tiene un valor que va de $231.000 el modelo de menor equipamiento hasta $365.100 el tope de gama.

Otro ejemplo puede encontrarse en un segmento inferior, con un Audi A3 que tiene un valor de $187.000, frente a un Citroën DS que alcanza los $199.000 o un Peugeot 308 cuya gama se extiende desde los $133.000 a 191.000 pesos.
Además de los precios oficiales, las automotrices premium fueron acompañando esta realidad con el lanzamiento de muchos modelos entrada de gama, que permitieron bajar el valor y competir con las marcas masivas. El City de Mercedes Benz es una muestra de eso.
BMW también sumó una opción entrada de gama para el Serie 3, que es la 320i manual a 268.300 pesos, mientras que Audi presentó el nuevo A3 con un valor de u$s36.400, la opción más económica ante sus principales competidores: el Mercedes-Benz Clase A, que se vende desde u$s41.500 dólares y el BMW Serie 1, desde 42.900 dólares.
La política de lanzar opciones más económicas le sirve a las marcas para captar ese público que está cerca del importado pero aún le cuesta dar ese paso.
Lo que viene
De acuerdo con el análisis de Gonzalo Dalmasso, coordinador del Sector Automotriz de Abeceb.com, el segundo semestre del año no será tan beneficioso para las automotrices como sucedió hasta julio.
En esta primera etapa, se dio un rebote de la relación con Brasil que había sufrido algunas complicaciones en 2012. Ahora, no sólo se pudo recomponer la relación y se ganó participación en el mercado brasileño incluso con una cuota de mercado que se sacó a México.
De esta manera, hubo un primer semestre dinámico tanto por las exportaciones (Brasil representa el 85% de las ventas de la Argentina) como por el frente interno.
Sin embargo, hacia el segundo semestre, pueden surgir algunas complicaciones.
Según Dalmasso, empezaron a sonar algunas alarmas del mercado vecino, una de ellas, que el ritmo de patentamientos se contrajo en julio. De esta manera, las automotrices locales comenzaron a ajustar el ritmo de producción teniendo en cuenta que es el principal destino de los modelos fabricados en la Argentina.
Además, por el momento, no se espera que el consumidor brasileño pueda cambiar sus expectativas de consumo, ya que se encuentra con una caída de la confianza por conflictos políticos y sociales.

Por otro lado, el mercado de créditos también comenzó a desacelerarse para depurar la cartera y apareció un nuevo fenómeno por el cual cambiar el auto usado es cada vez más caro en Brasil.

Estos fenómenos hacen pensar en un segundo semestre más lento en Brasil que afectará a la Argentina. «En la segunda mitad del año las terminales adaptarán la producción al mercado brasileño, que terminará estable el 2013 pero no recuperará la dinámica», explicó Dalmasso.

Por otro lado agregó: «el consumo local seguirá fuerte y habrá más restricciones a los importados porque no se logró el superávit comercial».
Con este escenario, Dalmasso pronostica que la industria automotriz se irá desacelerando hacia fin de año, aunque terminará siendo un año récord y muy positivo en el contexto local.

FUENTE: IPROFESIONAL.COM 07/08/2013

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!