Las automotrices apuestan a las 4×4 "baratas" para ganar terreno en ventas

Después de años de crecimiento récords, los SUV se enfrentaron en 2014 a un cambio drástico en sus ventas, provocado por la suba de precios que pasaron, entre las masivas, de un máximo de $400.000 a $800.000, producto del impuesto interno.
Así, un segmento que crecía al ritmo del 20% anual, llegó a caer un 32% en el caso de las SUV compactas, mientras que se derrumbó un 70% en el caso de la alta gama según los patentamientos de los últimos 12 meses.

Las únicas que quedaron con precios más razonables, al límite de los $240000 que marcaba el primer escalón del decreto del año pasado, fueron Ford Ecosport, Renault Duster y Chevrolet Tracker. También se encontraba una opción de Chevrolet Captiva, Chery Tiggo y Suzuki Grand Vitara, las dos últimas del segmento mediano.
Sin embargo en muchos casos, entre la falta de stock de productos importados y la especulación de los concesionarios por lo que podía pasar con los valores, las ventas también terminaron golpeadas.
A partir de la modificación al impuesto interno y la elevación de la base mínima imponible, que comenzó a regir a partir del 1° de enero, el mercado comenzó a reordenarse. Y los cambios que llegan para el segmento son muy importantes, dado que este año se sumarán dos modelos clave para dar pelea en este peleado negocio.
Por un lado, comenzará a venderse la primera SUV fabricada en el país: la Honda HR-V, producida en la planta de Campana (ver imagen).
La misma contará con el conocido motor 1.8L i-VTEC que también lleva el Civic y ofrecerá dos tipos de transmisión: una automática y otra manual de 6 marchas.
Por el otro, llegará el Renegade, la primera SUV chica de Jeep, que se fabrica en Brasil y llegará importada a partir del segundo semestre.
La versión que se ofrecerá, por el momento, es la que posee motor naftero de 1.8 litros y 140 cv. La diesel, de 2.0 litros y 170 cv, está bajo análisis. Más allá de esto, habrá versiones disponibles con tracción delantera e integral. Además, se podrá elegir entre caja manual de seis velocidades y automática de nueve marchas.
En ambos casos, el objetivo de las marcas es convertir estos modelos en rivales de los más populares. Claro que, para lograrlo, las versiones entrada de gama tendrán que mantenerse por debajo de la nueva escala del tributo, es decir, por debajo de los $275.000 al público.
En cuanto al segmento chico tradicional, la ventaja es que las marcas tienen más margen para realizar ajustes, sin el riesgo de caer bajo el impacto del impuesto. De hecho, algunas ya comenzaron a actualizar sus precios.
Por ejemplo, la Ecosport tope de gama ahora tiene un valor de $255.800, casi un 8% por encima del que tenía hasta diciembre
En el caso de las SUV medianas y grandes, los cambios introducidos en el tributo no redundarán en un beneficio al bolsillos. Por el contrario, los precios seguirán siendo elevados, a tal punto que los compradores tendrán que estar dispuestos a gastar hasta casi $1 millón para acceder a un vehículo que ni si quiera es de alta gama.
Las opciones del segmento chico
La oferta de SUV chicas fue creciendo en los últimos años. Ford fue la pionera, hasta que se sumaron Renault y Chevrolet. Son vehículos que combinan las bondades de un auto con un off road.
En general, no las eligen quienes quieren tener las experiencias 4×4 extremas, sino que las buscan quienes quieren tener un vehículo familiar pero que permita realizar actividades al aire libre.
Un dato muy importante es que más del 80% de las ventas corresponden a unidades con tracción 4×2, una gran diferencia con otros segmentos en los cuales la tracción doble es mucho más requerida.
Según las automotrices, las SUV chicas se han convertido en la primera opción para quienes quieren darse el gusto de tener una «camioneta».

Los precios y características de estos modelos son los siguientes:
Ford Ecosport
Es la que más versiones ofrece. Los precios van desde $205.700 a $255.800 y cuenta con tres tipos de motores nafteros (dos de 1.6 litros y uno de 2 litros) y la única turbodiésel del segmento.
Tiene caja manual de seis marchas y se destaca por el equipamiento de seguridad, con seis airbags y control de estabilidad en algunas versiones. La tracción integral es inteligente, con la opción de bloqueo 50/50 para enfrentar caminos difíciles.
Renault Duster
Son cinco versiones, con precios que van de los $221.000 a los $239.000. El motor es naftero 2.0 de 16v y 143 cv, con caja manual de seis marchas. Su sistema de tracción es integral y ofrece tres modos de funcionamiento (4×2, 4×4 Auto y «Lock»).
Una de las ventajas es que, por sus ángulos off road para terrenos complicados, está un paso adelante en relación a otros rivales. Además, tiene uno de los baúles más grandes del mercado (400 litros). En diseño, es una de las menos atractivas.
Chevrolet Tracker
Tiene una sola versión disponible, a $237.000. Sin embargo no hay entrega de este modelo y algunos concesionarios hace rato piden más de $300.000 por la más equipada.
El motor es naftero 1.8 de 16v y 140 cv, y sus dos versiones 4×4 poseen caja automática. Está muy avanzada en tecnología y se destaca por la calidad de sus materiales. Parece una «mini» Captiva, y eso le da mayor impacto visual.
Una de las desventajas es el baúl, el más chico del segmento, con capacidad de 306 litros.
Chery Tiggo
Con cuatro versiones, los precios van desde $195.000 a $238.000. Al motor 2.0 de 16v y 138 cv. sumó recientemente una versión de 1.6 litros. Tiene caja manual de cinco velocidades. Un detalle es que tiene el baúl más amplio de su categoría, con 520 litros.
Uno de sus desventajas es que las marcas chinas todavía no tienen un buen posicionamiento en el mercado y, por ahora, vienen peleando desde un escalón más abajo.
Las opciones medianas
Es el segmento que más ventas traccionó en el mercado hasta que el impuesto interno modificó sus precios. Las marcas masivas y las premium tienen una amplia oferta y aunque sus ventas se vieron golpeadas, siguen jugando un papel importante para las compañías, especialmente por su aspiracional.

Las propuestas son:

Toyota RAV4
Con cuatro opciones, es una de las líderes en su categoría. Los precios van desde los u$s68.000 a los u$s109.800. Junto con la Honda CR-V sentaron las bases del segmento. Se destaca por la confiabilidad y calidad, típicos de los modelos de la japonesa. La versión más potente tiene motor 2.5 de 16v y 180 CV y una caja automática convencional de seis relaciones.
Honda CR-V
Se ofrece en dos versiones: 4×2 y 4×4, con precios que van desde $382.000 a $598.000. También fue una de las más vendidas hasta que irrumpió el impuesto.
Es referente absoluta en su categoría, con buen diseño y confiabilidad. También se destaca por el gran espacio interior.
Hyundai Tucson
Son nueve versiones: cinco pre restyling y cuatro con el «new facelift». Los precios van de u$s46.300 a u$s82.300. Tiene motor naftero 2.0 de 16v y 154 CV, con caja manual o automática de seis marchas.
Fue diseñado para Europa y fabricado en Corea del Sur. Una ventaja es que si bien es 12 CV menos potente que antes, mejoró el consumo y la autonomía (el tanque pasó de 55 a 58 litros). Cuatro pasajeros viajan muy cómodos y el baúl es generoso.
Ford Kuga
Dispone de tres versiones, con precios que van de los $373.000 a los $724.000. Tiene motor naftero 1.6 de 16v y 180 caballos y caja automática de seis marchas.
Las dos más equipadas vienen sólo con caja automática Powershift de doble embrague, de seis velocidades y tracción integral «inteligente» o «a demanda». Uno de los detalles es que se convirtió en el primer vehículo en el país con apertura de baúl sin manos.
Chevrolet Captiva
Ofrece cuatro versiones. Su precio parte de los $242.000 y llega a los $711.000. Tiene motor naftero 2.4 de 167 cv o diésel 2.2 de 184 CV. La caja de cambios se puede usar de modo completamente automático o, si el conductor lo prefiere, Secuencial con Driver Shift Control (DSC), que permite realizar el cambio manualmente. También se puede elegir una caja de cambios manual de seis velocidades. Ofrece la opción de tercera fila de asientos, y un baúl de 477 litros de capacidad con la tercera fila rebatida.
Renault Koleos
Son tres versiones y los precios van de los $370.000 a los $692.000. Tiene motor naftero de 2.5 que ofrece 170 cv. Hay versiones con tracción simple delantera o integral. Caja manual o automática, ambas de seis velocidades. Se destaca por su pack tecnológico, gracias a la incorporación del sistema multimedia, con pantalla táctil de siete pulgadas, GPS, reproductor de video, Bluetooth y cámara de retroceso.
Kia Sportage
Son dos versiones, con precios de u$s44.000 y u$s48.000. Tiene motor 2.0 y 166 CV, con caja secuencial de seis velocidades. La versión más básica tiene tracción delantera. La variante más cara es 4×4. Un detalles es que viene con tapizados de cuero de serie.
Volkswagen Tiguan
Son cuatro versiones. Sus valores al público parten de los $747.800 a los $991.500. Es una de las SUV medianas más afectadas por el impuesto, ya desde el año pasado. Viene con motor naftero y caja manual de sexta o diesel con transmisión automática. Tiene sistema de tracción integral 4Motion, el cual no permite intervenciones del conductor.
Suzuki Grand Vitara
Son cuatro versiones con precios que van de los $239.000 a los $404.000. Volvió al mercado en 2014, después de un período de ausencia. Tiene motor naftero de 2.4 litros y 16v, con 166CV. La caja es manual de cinco velocidades o automática de cuatro. Es una opción muy valorada por los amantes del off road porque al tener caja reductora (o baja), tiene un margen de utilización fuera de asfalto, que la pone entre los referentes del off road en su segmento.
Las más grandes
Es un segmento con menos competidores y con precios que, en su mayoría, fueron alcanzados por el segundo escalón del impuesto interno.

Chevrolet Trailblazer
Son dos versiones y cuestan $412.000 y $682.000. Este derivado de la pick up S10 es para siete pasajeros. Cuenta con un motor diesel 2.8 de 180CV. Es una verdadera 4×4, con un buen andar en ruta y en caminos off road. También es muy cómoda, resultando apta para largos viajes.
Toyota SW4
Son cinco versiones, con precios desde $674.000 a $865.000. Tiene el aval de la marca japonesa, líder en ventas y una garantía en su andar y atención de postventa. En su último restyling sumó televisión, el único modelo fabricado en el país con ese equipamiento. Ahora, habrá que esperar hasta fin de año o el inicio de 2016 para que llegue la renovación global, que se fabrica en Zárate.
Hyundai Santa Fe
Son cinco versiones, con precios que van de los u$s80.900 y llegan a los u$s119.000. Fue duramente afectada por el impuesto interno, lo que derrumbó sus ventas. En cuanto a motorizaciones, son dos: la diesel de 2.2 litros y la naftera, de 2.4 litros. En ambos casos, está la alternativa manual de 6 marchas o automática.
Kia Sorento
Los valores para las tres versiones van de u$s61.800 a u$s110.000. Cuentan con un motor naftero y un diesel. En su última generación hubo mejores en el chasis y en la estructura. Además, viene de serie con tres filas de asientos.
Las premium
Marcas como BMW, Audi y Mercedes Benz, hasta Porsche, desde hace años avanzaron con un fuerte desembarco en el mercado de las SUV en la Argentina.
Uno de los motivos es porque además de tener doble tracción y poder atravesar cualquier tipo de terreno, tienen un confort incomparable, al punto de igualar a cualquier auto.
En todas las marcas líderes de esta categoría las propuestas también se dividen entre SUV chicos, medianos y grandes, pero corren con una gran desventaja: debido al efecto de la devaluación y del impuestazo, los precios se dispararon respecto de los valores que regían hasta 2013.
Por ejemplo la X1, la camioneta más chica de BMW, arranca en u$s92.000, cuando hace dos años el piso era de u$s46.000 (y a un tipo de cambio 30% más bajo).
Pese a la coyuntura que las afecta, las marcas prometen mantenerse activas, de modo que se esperan interesantes novedades.
En el caso de BMW, sumará a su portfolio la renovada X5. Porsche, en tanto, tiene entre los planes importar la Macan, la nueva SUV chica.
Como se observa, la irrupción del tributo cambió la realidad para casi todas las automotrices. Lo importante es que, pese al achicamiento del mercado, las marcas continúan apostando por un segmento que sigue siendo estratégico y de alta rentabilidad.

FUENTE; IPROFESIONAL.COM 27/01/2015

Escrito por

El autor todavía no ha añadido ninguna Información a su perfil.
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!