La lista de marcas que ya no podrán importar autos con el dólar oficial en Argentina

El Banco Central anunció que los autos de “alta gama” ya no podrán ser importados en la Argentina utilizando el dólar oficial de 83 pesos. La entidad monetaria informó que los importadores de estos vehículos -y de otros artículos suntuosos o de lujo, como motos, aviones, barcos y whisky- deberán conseguir financiamiento externo para obtener las divisas que paguen esas importaciones.

La falta de precisión acerca de qué considera el Banco Central como autos de “alta gama” sembró la incertidumbre durante la tarde de ayer entre las automotrices que operan en la Argentina. ¿Acaso se usaría la escala de “impuestos internos”, que considera como “auto de lujo” a un VW Polo y un Toyota Corolla? ¿O se adoptaría la escala “allanamiento policial”, que en la jerga de la Bonaerense define como “incautación de alta gama” al secuestro de un Bora 1.8T?

Por la noche, el panorama quedó más claro tras la publicación de la Circular que se puede descargar acá abajo: el BCRA definió como “alta gama” a los autos “únicamente de Valor FOB mayor o igual a US$ 35.000 por unidad”.

El Valor FOB (“Free On Board”) define al precio del vehículo en su puerto de origen, sin contar costos extra como flete, seguros o impuestos en el país de destino.

¿Y a qué tipo de autos afectará esta medida en la práctica? Para eso hay que calcular cómo trepa el Valor FOB de un auto en la Argentina, una vez que se le empiezan a aplicar impuestos y costos locales, hasta llegar al precio final “de corte” estimado por esta medida.

Tomemos como ejemplo una de las importaciones de lujo más mediáticas de los últimos meses: el Lamborghini Huracán Evo Spyder que el empresario Guillermo Chetta trajo en avión hasta Ezeiza en septiembre pasado.

Ese deportivo italiano declaró un Valor FOB de 301.738,73 dólares. Chetta también declaró 7.980 dólares por el flete aéreo y 1.350 dólares por los seguros. Así llegamos a un Valor CIF (FOB más los costos del traslado) de 311.068 dólares.

A partir de ahí empieza a correr el “Costo Argentino”: 108.874 dólares por el arancel extrazona del 35% y 9.332 dólares por el Impuesto Industria y Comercio (3%). Así se llega a un monto de 429.274 dólares, que se usará como “base imponible” para todos los otros impuestos.

Acá llega el famoso IVA (21%), que recarga 90.148 dólares. Y los legendarios Ingresos Brutos (2,5%), que agregan 10.732 dólares. De esta manera, llegamos a un costo total con impuestos de 530.154 dólares.

¿Ahí terminó todo? No, como estamos hablando de autos de lujo, después de eso se aplica la segunda escala de impuestos internos (35%) sobre la “base imponible”, que en este caso representan 300.513 dólares extra.

Así llegamos a estimar que Chetta pagó un total de 830.666 dólares por su Lamborghini. A grosso modo, es un 275% de recargo sobre el Valor FOB para poder circular hoy (aún sin patente definitiva) por el centro de San Isidro.

Pero volvamos al nuevo Cepo Premium del Banco Central.

¿Qué ocurre si aplicamos ese mismo recargo sobre el Valor FOB de 35 mil dólares que estableció ayer el BCRA? Llegamos a un valor de 131.250 dólares.

En teoría, a partir de este precio se producirá el corte para los autos que ya no se podrán traer a la Argentina con el dólar oficial de 83 pesos. Decimos “en teoría” porque acá no estamos contando comisiones de concesionarios ni otros cálculos, como las especulaciones de algunas marcas que publicitaron un “dólar propio”, a mitad de camino entre el oficial y paralelo.

Las marcas y modelos que superan ese precio actual de lista y que ya se venden en el mercado argentino son los siguientes.

* Alfa Romeo: Giulia QV y Stelvio QV.

* Audi: A6 Allroad, A7 Sportback, A8, Q7, Q8, E-Tron y R8. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como los nuevos RS Q8 y RS5 Coupé.

* BMW: M5, Serie 8, X4 M40i, X5 y X6. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como los nuevos M3, M4, Serie 7, X3M, X4M, X5M y X6M.

* Ferrari: Portofino, 488, F8 y 812 Superfast. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como las nuevas Roma y SF90.

* Ford: F-150 Raptor. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como la nueva generación de la F-150 Raptor y versiones más caras de la nueva Bronco.

* Jaguar: XF, F-Pace y E-Type. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como los restylings de los F-Pace y F-Type.

* Jeep: Grand Cherokee. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como la nueva Grand Cherokee de siete asientos.

* Land Rover: Evoque, Discovery y Velar. También podría afectar a lanzamientos planeados para este año, como la nueva Defender.

* Lexus: LC, LS y LX. También podría afectar a lanzamientos planeados para este año, como RC F.

* Maserati: Ghibli, Levante, Quattroporte y GT. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como las Ghibli Mild-Hybrid, Ghibli Trofeo, Quattroporte Trofeo y MC20.

* McLaren: 570 S, 600 LT, GT y 720 S. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como los 540C y Artura.

* Mercedes-Benz: Clase E, Clase GLE, Clase G y toda la gama AMG (excepto los Clase A AMG). También afectará a lanzamientos planeados para este año, como Clase E (restyling), GLA AMG y EQC.

* Porsche: 718 Cayman, 718 Boxster, 911, Macan, Cayenne y Taycan. También afectará a lanzamientos planeados para este año, como el nuevo 911 GT3.

* Toyota: Land Cruiser 200.

* Volkswagen: Touareg.

* Otras marcas: La medida también impactará entre los importadores privados -sin representación oficial de automotrices- que en los últimos años aprovecharon la brecha cambiaria. Acá se incluye a vehículos de marcas como Lamborghini y Rolls-Royce, traídos al país por importadores privados, como los empresarios Malek Fara y Guillermo Chetta, entre otros.

Todos los modelos mencionados acá arriba ya no se venderán en la Argentina al llamado “dólar oficial”. Entonces, en la práctica, se trata de un desdoblamiento cambiario por el cual el BCRA acaba de crear un nuevo segmento de autos en el mercado nacional, donde rige el más crudo “dólar billete” o aquellas divisas que puedan conseguir las automotrices afectadas, por medio del financiamiento privado.

Hablamos de un mercado de muy pocas unidades al año, pero el temor del sector automotor es que este desdoblamiento se extienda en el corto plazo a vehículos con un Valor FOB un poco más bajo. El recelo está basado en algo que ya ocurrió en el pasado: los “impuestos internos” nacieron para los “autos de lujo” y hoy los tributa hasta un VW Polo.

FUENTE; AUTOBLOG.COM.AR 07/01/2021

Escrito por

El autor todavía no ha añadido ninguna Información a su perfil.

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!