Honda, ante la llegada del HR-V

La marca japonesa organizó una prueba de manejo en el circuito privado Owners, ubicado en General Rodríguez. Allí llegaron un pequeño grupo de periodistas para probar, por primera vez, la nueva HR-V que se fabrica en la planta de Campana.

La elección del país para producir este modelo es muy importante para la marca y para la industria en general. Por un lado, porque es el primer vehículo global de Honda que se produce en la planta local; y en segundo lugar, porque es el primer SUV chico made in Argentina.

Hasta ahora la única marca que desembarcó con un producto de esta categoría es Toyota con la SW4, sin embargo, es mediano, el que hasta hace unos años fraccionó las ventas de 4×4. Ahora, Honda lo hace un con crossover, el cual pertenece a uno de los segmentos de mayor crecimiento de oferta y demanda, tanto en la Argentina como en el resto del mundo.

Gran apuesta
Durante el evento en el cual también se pudo probar la HR-V, Martín de Gaetani, director de Comunicaciones de Honda, explicó cómo se preparan para la llegada del modelo.

Para la marca es un gran desafío ya que reemplaza en la planta de producción al City, un auto de menor volumen y de menor trascendencia. Además, según la marca, el segmento de los crossover es el que más está creciendo, y por eso su importancia.
En cuanto al lanzamiento del nuevo modelo, una de las cuestiones claves es el precio, y para definirlo la marca espera los cambios que puedan surgir o no el 30 de junio, cuando vence el decreto actual.
El problema es que el lanzamiento es el 18 de junio en el Salón de Buenos Aires, y para ese entonces buscan tener definiciones.

«Las versiones y precios no lo tenemos definido, depende del impuesto interno y para eso estamos negociando con el Gobierno. El objetivo máximo es que no esté alcanzando por el gravamen, y para eso estamos trabajando».

Producción y posicionamiento
Los marca fabricará 15.000 unidades del HR-V, de las cuales el 70% serán exportadas a Brasil.

La llegada de este modelo se ubica en una categoría que la marca define como «nueva». Estará entre las SUV chicas, como Ford Ecosport, Renault Duster y Chevrolet Tracker, y las más grandes, como Honda CR-V y Toyota RAV4.

La japonesa entiende que es superior a las más chicas del mercado, no tanto en tamaño pero si en calidad, y que está por debajo de las medianas. Por otro lado, admite que un gran rival puede ser el Jeep Renegade, que llega en septiembre a la Argentina y que es un «plato fuerte» de la marca americana.

Por otro lado, consideran su target al de 35 a 45 año, gente con expectativas, emprendedores, profesionales y con ambiciones.

En la pista
Antes de llegar al mercado y después del inicio de la producción en Campana, la marca puso a disposición de un grupo de periodistas el modelo para salir a la pista.
Es un vehículo que reúne varias características en un único producto. Es un crossover, pero con la comodidad interior y la sensación de habitabilidad que brinda un auto y el diseño de una coupé. Es más elegante que los competidores, incluso que el Jeep Renegade que llegará en el segundo semestre.

El Renegade es más «todoterreno», de hecho, vendrá tracción 4×2 y 4×4¸ mientras que el HR-V será solo 4×2.

Su estética hace recordar al hermano mayor, el CR-V, aunque tiene líneas más modernas y dinámicas.

Un dato importante, además, es la configuración externa, que tendrá en todas las versiones detalles similares, como el caso de los
paragolpes pintados del color de la carrocería y llantas de aleación de 17 pulgadas.

Por dentro es sobria pero con mucha tecnología. Su tablero tiene una buena combinación de luces y colores que facilitan la lectura y que pueden personalizarse. El velocímetro tiene un estilo flotante que resalta, y lo acompaña una pantalla de información muy clara.

Otro aspecto fácilmente detectable es la gran calidad de todos sus materiales (plásticos blandos) puertas adentro. Tal es así que se puede catalogar como el mejor de su serie.
La posición de manejo es muy cómoda. El volante se regula en altura y profundidad lo que brinda múltiples opciones de personalización.
Si bien el habitáculo no es el más grande de su segmento es cómodo, además, bajo los asientos traseros hay espacio libre para guardar mochilas u otros objetos pequeños.
El baúl tiene una capacidad de 431 litros, más un doble fondo para ocultar objetos pequeños con otros seis litros más. Bajo el piso del baúl está la rueda de auxilio y acá viene una mala noticia: es de uso temporario.
El motor tiene una sola configuración. Es un 1.8 16v con distribución variable (i-Vtec), inyección electrónica multipunto, 140 cv. Y se podrá combinar con dos tipos de transmisiones: manual de seis velocidades o automática CVT con modo secuencial, siete marchas pre-programadas y levas al volante.

En seguridad, todas las HR-V se venderán en la Argentina con control de estabilidad de serie, asistencia al arranque en pendiente, anclajes Isofix, el freno de mano electrónico y la función Hold. La versión EXL será la única que ofrezca seis airbags.
En contexto
La marca destinará entre 3.000 y 4.000 unidades al mercado local, un número interesante para la categoría.
En cuanto a los patentamientos totales de la industria, estima que el año cerrará como 2014, con un promedio de 600.000 a 650.000 unidades vendidas, y que recién en 2016 empezarán a notarse algunos cambios.

Además, de Gaetani considera que más allá del escenario local, es importante la evolución de Brasil.
Por otro lado, las fichas de Honda están todas puestas a la HR-V. Por ahora no llegarán los restyling del Fit, City ni Civic, sino que esperarán que se consolide el nuevo producto para hacer nuevos planes.

FUENTE: IPROFESIONAL.COM 11/05/2015

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!