Fluence GT: rápido y dócil

El segmento de los automóviles medianos es uno de los más competitivos de la Argentina. Así, cada gama de modelos ofrece diversas variantes de equipamiento y versiones para cubrir las expectativas de la mayor cantidad de usuarios posible.
Entre éstos, por supuesto, están los que gustan de autos con un poco más de pimienta o con características deportivas (aunque sea, estéticas). Hacia ellos, precisamente, están dirigidas las versiones sport -las más exclusivas de las gamas- de estos modelos domésticos, entre los que se pueden mencionar el Peugeot 408 Sport, Toyota Corolla XRS y Volkswagen Vento 200 CV, presentes en el mercado nacional.
Este es también el caso del flamante Renault Fluence GT, primer modelo con el sello y la homologación de Renault Sport -división que produce autos de competición y versiones deportivas de la marca del rombo- que se desarrolla fuera de Europa.
Este Fluence GT, que reemplaza al Fluence Sport y se produce en la planta de Santa Isabel, Córdoba, se presenta con argumentos sólidos, tanto estéticos como mecánicos, para competir en el subsegmento deportivo de los automóviles medianos.
Navegador satelital de serie. Foto: Sebastián Rodeiro Desde el punto de vista estético, el Fluence GT incorpora detalles distintivos a su estirpe racing: spoilers delantero y laterales (zócalos), alerón posterior, llantas y butacas deportivas, más volante, palanca de cambios y pedalera de aluminio, que le dan el toque de deportividad justo sin perder la sobria esencia que caracteriza a un sedan.
Más contundentes son las características mecánicas. Al conocido motor Renault 2.0 de 4 cilindros en línea, 16 válvulas con doble árbol de levas a la cabeza y sistema de variación de las válvulas de admisión (VVT) que equipa otras versiones del Fluence, se le agregó un turbocompresor del tipo Twin-Scroll que aporta el plus indispensable (180 CV a 5500 rpm de potencia y 300 Nm a 2250 de torque) para darle mucho más nervio deportivo y elasticidad al acelerar, tanto con partida detenida como en situaciones de sobrepaso en ruta.
Velocímetro digital y tacómetro analógico. Foto: Sebastián Rodeiro El conjunto motriz se completa con una caja de velocidades manual de 6 marchas, muy bien relacionada para transmitir al piso el buen rendimiento del motor (para destacar, el bajo régimen de giro en el que se obtiene el máximo torque) y para contener, con las largas relaciones de las marchas quinta y sexta, el consumo en ruta. En ciudad, también el consumo es contenido, producto de la combinación del sistema VVT, el turbo y las cámaras de 16 válvulas en el motor y las acertadas relaciones de la transmisión.
El confort de marcha es impecable y la tenida en curvas y frenadas no tiene mácula. Además, frena muy bien (discos en todas las ruedas) y es una delicia la dirección con asistencia eléctrica variable: muy blanda a baja velocidad y firme en la ruta. Sin duda, un sistema superior al hidráulico; por ahora, el más utilizado.
Sobre la base de la típica carrocería tipo sedan, el Fluence GT incluye spoilers, llantas y retrovisores que denotan su estirpe deportiva. El excelente comportamiento dinámico no es casual. Además del adecuado trabajo de las suspensiones y el generoso rodado (205/ 55 R17), como buen deportivo, este Fluence GT tiene un importante equipamiento de seguridad activa y pasiva: control de estabilidad (ESP) y tracción (ASR); sistema antibloqueo de los frenos (ABS) con distribuidor de la potencia (EBD) y asistencia al frenado de urgencia (AFU), más una dotación de 6 airbags (frontales, laterales y de cortina en ambas filas de asientos).
Analógico y digital
En el interior, la posición de manejo es cómoda (la columna se regula en altura y profundidad) y las butacas deportivas (tapizadas en cuero y con distintivas costuras rojas) aportan una buena sujeción al doblar. Un elemento particular de este modelo es el velocímetro digital, que incluye los medidores gráficos de temperatura y nivel de combustible (no muy preciso) simulando los instrumentos analógicos. En cambio, el tacómetro es analógico y completa el tablero el display de la computadora de viaje. Una combinación que quizá no le gustará a los puristas de los autos sport.
Butacas y selectora con costuras rojas. Foto: Sebastián Rodeiro El equipamiento está acorde con la calidad del modelo. Así, el Fluence GT incluye navegador satelital Tom Tom, control de velocidad, sensores de estacionamiento, climatizador automático bizona, sistema de audio 3D sound by Arkamis y mucho más.
El precio de 183.200 pesos y la garantía de 3 años o 100.000 kilómetros redondean una oferta muy atractiva para los que gustan de los medianos picantes.

FUENTE: LANACION.COM 09/02/2013

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!