Denuncian que Volskwagen pide hasta $300.000 para entregar los vehículos a damnificados por Guido Guidi

Volkswagen Argentina informó que la empresa Guido Guidi dejó de pertenecer a la red de concesionarios oficiales de la marca por diversos motivos, entre ellos, que no entregó las unidades a los clientes que las habían pagado ni remitió el dinero a la empresa.

Los damnificados, que serían cerca de 300, consideran que la automotriz demoró en tomar las riendas luego de los cientos de reclamos que recibieron meses antes de que se desatara un grave escándalo en la mayor red de concesionarios oficiales que tenían en el país y que comprometió la imagen de la marca alemana.

Ahora, los damnificados por la maniobra de Guido Guidi denuncian que la automotriz solo les reconoce el monto que entregaron y no les darán el auto que adquirieron ya que, luego de derivarlos a otra concesionaria, les informan que deben abonar la diferencia por lo pagado al momento de comprar el auto y el precio de lista actual de la unidad.

Desde la firma reconocieron a iProfesional esa situación pero dijeron que eso sucede en algunos casos, ya que otros clientes –a través de una bonificación que se aplica para esta situación concreta- no deben abonar nada e incluso puede suceder que cuenten con una diferencia a su favor.

Rubén Cesanelli, cuya esposa compró un Volkswagen Polo hace varios meses y aún no recibió la unidad le dijo a iProfesional que fueron a la fábrica y que allí los representantes de la compañía atendieron a los que viajaron desde más lejos.

Allí les dijeron que formaron un comité para analizar los pasos a seguir y les explicaron que no le podían sacar antes a Guido Guidi porque había un juez que se oponía ya que argumentaba que iban a quedar 100 familias sin trabajo.

Luego de que el escándalo se hiciera público, la empresa les dio la posibilidad a los clientes damnificados de elegir entre cuatro concesionarios, pero les informaron que –luego de presentar la documentación de pago respaldatoria- se les iba a reconocer el importe pagado pero no actualizado. Según indican, en siete meses un Polo vale $84.000 más y la diferencia puede llegar a los $200.000 o $300.000.

Los damnificados, organizados a través de grupos de Whatsapp y otros circuitos, también crearon una página de Facebook (Estafados por Guido Guidi y Volkswagen) en la que se destaca la historia de Cora, una docente rural que a fines del año pasado vendió su camioneta Amarok para comprar un modelo más nuevo. Depositó el dinero y, según relata, «comenzó la tortura» porque nunca le entregaron la unidad.

«Me siento angustiada porque no tengo en qué movilizarme a la escuela y dependo de que alguien me lleve, incluso viajando a dedo. No está mi dinero. Volskwagen me reconoce el dinero de enero y tengo que poner 200.000 encima para tener la misma unidad que compré. ¿Quién tiene ese dinero? Me indigna. Son meses de angustia porque primero nos dicen que nos van a reintegrar el dinero o entregar el auto, ahora me piden que ponga una «suma mínima», que es mínima para ellos pero no para mí. No es justo», indica.

El descargo de Volkswagen

Una alta fuente de la empresa indicó que hasta ahora identificaron a 180 clientes damnificados. En cuanto a por qué reconocen el monto pagado en lugar de entregar la unidad, explica que el dinero pagado por los compradores nunca entró a la terminal, por lo que decidieron aplicar ese crédito a una lista de precios bonificada.

De esta manera, en el corto plazo, que no debería pasar de las dos semanas, el nuevo  concesionario entrega el auto ya que se trata de una venta directa.

Hasta el momento, señaló que hay unos 60 que eligieron el vehículo pero resaltan que el monto a pagar dependerá de cada modelo ya que puede haber personas que terminen teniendo plata a su favor. En caso de que no cuenten con el dinero para pagar la diferencia, la fuente de Volkswagen contactada por iProfesional señala que se les ofrece una financiación desde la propia compañía. Si no quiere pagar, puede aplicar ese crédito en otro modelo de igual o menor valor.

En todos los casos, remarcan que si el cliente no quiere aceptar ninguna de las propuestas de la empresa, deberá seguir el reclamo pertinente a través de diversos canales (judiciales o administrativos a través de denuncias ante la oficina de Defensa del Consumidor).

Desde el punto de vista legal, expertos consultados por iProfesional señalaron que, en principio, la automotriz no cumplió con su deber de control sobre las concesionarias y que, por la Ley de Defensa del Consumidor, estarían obligadas a responder con la entrega del vehículo y a resarcir por los daños causados ya que son un eslabón en la cadena de comercialización.

Es decir, la fabricante cometió una omisión grave que terminó perjudicando a los compradores. De todas maneras, advierten que algunos tribunales toman en cuenta la literalidad de la letra de la ley y desligan a las automotrices.

¿Por qué? Es que la normativa establece la responsabilidad solidaria del productor y el comercializador por los daños que resulten del vicio o riesgo de la cosa, por ejemplo mal funcionamiento, pero para algunos magistrados estos conceptos solo alcanzan a los defectos de fabricación y no a la falta de entrega en tiempo y forma por parte de la concesionaria.

De esta manera, la suerte del expediente en los tribunales dependerá del juzgado en que caiga. Si el juez deslinda de responsabilidad a la automotriz, habrá clientes que no solo perderán lo abonado por el automóvil  sino que además tendrán que pagar las costas del juicio.

Los clientes afectados también relataron que una vez que se dirigen a la agencia y eligen el modelo se les hace firmar un «disclaimer» en el que renuncian a la posibilidad de realizar un juicio por los distintos daños y perjuicios sufridos por la demora y la falta de entrega.

En ese sentido, señalan que hay gente que firmó porque acepta pagar la diferencia como una manera de terminar con el problema, no solo económico sino también psicológico. Y cuestionan a la automotriz porque toda la comunicación se canaliza a través de las concesionarias elegidas y no tienen una vía directa con Volkswagen.

«Yendo a juicio es muy difícil porque los que van están perdiendo; o no les recomiendan, ya que el perjuicio puede ser mayor que el beneficio», lamentan.

La solución dependerá de la documentación respaldatoria que entreguen los afectados. Desde la firma agregaron que los que aún no han sido contactados se comuniquen con el call center para dar a conocer su situación. Pero muchos afectados desconfían.

FUENTE; IPROFESIONAL.COM 26/07/2019

Escrito por

El autor todavía no ha añadido ninguna Información a su perfil.

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!