Chevrolet presentó el Prisma y el Onix

Chevrolet no detiene la renovación de la gama. Así, mientras en este primer cuatrimestre del año hubo poco en materia de lanzamientos, la marca estadounidense lanzó dos nuevos modelos, Prisma y Onix, a una semana de haber introducido el Cobalt y en plena preventa del esperado Camaro.

Ambos vehículos, desarrollados 100% en el Centro de Desarrollos de Sudamérica, en Brasil, se inscriben dentro de una misma familia: el Prisma es la alternativa con baúl y el Onix, un hatchback cinco puertas. Competirán dentro del segmento B, donde Chevrolet parece distribuir muchas de sus fichas. La estrategia de la marca es superpoblar su oferta en la categoría que genera el 43% de las ventas en el país, y donde mantiene el liderazgo con un 28% de participación.

De esta manera, cuando otras firmas son más esquemáticas en su relación modelos-segmentos, Chevrolet superpone vehículos que hasta se pisan en precio. La idea es que cada cliente encuentre en el concesionario el auto que más se adecue a sus necesidades dentro de una variedad que no salga de los límites del voluminoso segmento B.

Así, el Onix pasará a ocupar un espacio entre el Agile y el Sonic, dentro de los hatchback; y el Prisma se ubicará entre el Aveo G3 y el Cobalt entre los sedanes tricuerpo.

Jóvenes

Dentro de este abanico, Prisma y Onix apuntan a conquistar al target más joven. El diseño es moderno y tiene destellos dinámicos y deportivos. Pero también incorporan de serie la nueva tecnología MyLink, exclusiva de Chevrolet, que aporta opciones de conectividad en una pantalla táctil de siete pulgadas en el centro de la consola, equipamiento bien recibido en una categoría que no suele ser tan generosa.

MyLink permite la interacción entre el vehículo y diversos dispositivos electrónicos. Reproduce fotos, videos, ajusta configuraciones. Una de las grandes ventajas es que puede replicar las aplicaciones que se descargan en un smartphone. Si bien no es compatible con Google Maps y no tiene navegador incorporado, cuando exista una aplicación con cartografía nacional, sí podrá ser utilizada, como ocurre en otros países. Además, posee Bluetooth, puerto USB y AUX IN.

Los nuevos Onix y Prisma están equipados con un motor naftero de la nueva generación SPE/4 (Smart Performance Economy, 4 cilindros), que es más eficiente, liviano y con un mayor rendimiento. Posee una cilindrada de 1.4 litro y eroga 98 CV a 6000 rpm, acoplado a una transmisión manual de 5 velocidades. Antes de fin de año ingresaría una versión con transmisión automática.

Cuentan con dos niveles de equipamiento: LT y LTZ. En este último, se destacan la computadora de abordo, los espejos exteriores eléctricos y los levantavidrios eléctricos one touch delanteros y traseros, con sistema antipinzamiento. El Prisma suma, también en la versión LTZ, sensores de estacionamiento trasero.

En cuanto a la seguridad ofrece de serie doble airbag (conductor y acompañante), ABS con EBD (distribución electrónica de frenado), aviso de colocación de cinturón de seguridad para conductor, apoyacabezas delanteros y traseros regulables en altura, cinturones delanteros de 3 puntos con regulación en altura, traba para niños en puertas traseras e inmovilizador de motor. Además, la versión LTZ agrega cierre automático de puertas en velocidad, luces antiniebla delanteras y sistema de alarma antirrobo.

El Onix cuesta $ 83.500 o $ 91.000. El Prisma, $ 86.500 o $ ,94.000.

FUENTE: AMBITO.COM  16/04/2013

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!