Autos: fuerte salto en las ventas y producción aun estancada

La foto que eligió para su Whatsapp lo muestra montado sobre una bicicleta. Tiene varias concesionarias de autos, pero para conectarse con el mundo elige mostrarse en bici.
-¿Las concesionarias van a vender 850.000 autos este año?
-Sí, por lo menos.
-En las terminales dicen que se van a vender aun más autos en 2018.
-Puede ser, hoy compra autos todo el mundo, no sólo la clase media. Lo que me pregunto es donde vamos a meter todos esos autos, si ya no caben en ninguna parte.
A comienzos de año, entre las fábricas automotrices y concesionarias, estimaban que se podría llegar a vender unas 750.000 unidades cero kilómetro, lo que hubiera representado un crecimiento de 7% en relación al año anterior. Hacia el otoño ya habían sido patentadas 230.000 unidades y la proyección para todo el año fue subiendo a 800.000, tal como consignó el Suplemento Económico en su edición del 23 de abril.
Pero el mercado siguió tomando temperatura y dentro de las concesionarias, los meses de invierno fueron de todo menos fríos. Finalizado agosto, ya fueron patentados casi 620.000 vehículos cero kilómetro. Nuevamente, la proyección de ventas para este año volvió a subir: entre 850.000 y 870.000 unidades.
“Acabamos de cambiar el estimado del mercado interno de la Argentina a 870.000 patentamientos en el último pronóstico que hicimos”, dijo al Económico el titular de General Motors, Carlos Zarlenga. “El mercado está traccionando bien. Para el año que viene vemos un crecimiento del 5%, si bien la tasa de crecimiento en este caso ya importa un poco menos, porque la base ya es alta de por sí””.
-¿No son demasiados vehículos para un mercado como el nuestro?
-La tasa de autos por habitante sigue siendo baja, es de 300 vehículos cada diez habitantes. En países como Estados Unidos es de 850 vehículos cada 1.000 habitantes.
Los autos argentinos están lejos de ser baratos. Para empezar, tienen casi 55% de impuestos dentro del precio y, en los casos en los que es posible hacer una comparación internacional (muchos modelos son sólo para el Mercosur), arroja que son al menos un 50% más caros. Aun así, se están vendiendo cada vez más.
“Creemos que hubo varias razones que pudieron colaborar con dicho crecimiento, principalmente fuerte crecimiento en algunos sectores como el campo, la infraestructura, el exitoso blanqueo y una mayor disponibilidad y ofertas”, dijo Pablo Di Si, presidente de Volkswagen Argentina. “Además, los precios de los vehículos aumentaron menos que la inflación desde 2016, lo que los torna más atractivos”.
Joachim Maier, el ejecutivo alemán que preside Mercedes Benz y también la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) entiende que, como suele pasar, el mercado se está adelantando a la situación económica. “El aumento de los patentamientos se debe claramente a un aumento de la actividad económica en general, y en especial en los rubros relacionados con el campo, la construcción, y el transporte en general”, dijo Maier al Económico. “Creo que la financiación y las diferentes promociones que realizan las marcas ayudan a que el mercado general crezca también”.
Cristiano Rattazzi, titular de FCA Fiat Auto de Argentina, también se explica el boom interno de ventas en la mejora general del contexto. “El mercado está andando mucho mejor que lo proyectado a comienzos de año y en gran medida responde a las expectativas favorables que hay sobre el futuro de corto y mediano plazo”, dijo. Para Rattazzi, hay un conjunto de factores que están empujando al mismo tiempo: “Podemos enumerar la favorable situación del agro y de otros sectores de actividad, la paulatina baja de la inflación y el acceso al crédito, no sólo las operatorias vía planes de ahorro, sino también créditos con el esquema UVA”.
Pero más allá del contexto económico general, los ejecutivos coinciden en que hay una oferta abundante, no exenta de riesgos en la balanza comercial (ver recuadro), pero que también alienta una fuerte competencia. Y que seguirá habiendo ventas fuertes en el mercado interno, no sólo este año sino también en 2018.
“La demanda de autos nuevos en Argentina viene mostrando un crecimiento sostenido desde hace ya un año y medio y creo que esta tendencia continuará”, dijo Enrique Alemañy, presidente de Ford Argentina. “Este crecimiento en las ventas se explica por la combinación de una gran oferta de productos, sumado a precios y condiciones de financiamiento muy convenientes, como consecuencia de la fuerte competencia por el mercado”.
Unos 50 kilómetros más adelante, por la Ruta 9, en Toyota arriesgan que los patentamientos de este año podrían incluso superar los 870.000. “Proyectamos que para este año estén entre 850.000/ 870.000 o quizás un poco por encima de este rango”, dijo Daniel Herrero, titular de Toyota Argentina. “Nosotros producimos la pick up Hilux y entendemos que el crecimiento de nuestras ventas es por una mejora en la actividad económica en general. En el caso de los vehículos más chicos, también proyectamos un mayor nivel de patentamientos. En este caso, la variable que influye es la mejora en las herramientas de financiación, como los planes de ahorro y los préstamos financieros”.
Los autopartistas, que miden el mercado local y sobre todo el de Brasil (ver recuadro), miran con preocupación la incidencia de los autos importados en la oferta local. “Evidentemente los precios relativos de los vehículos y las activas promociones de las terminales han generado este efecto”, dijo Raúl Amil, titular de la Asociación de Fabricantes de Autocomponentes (AFAC). “El mercado está traccionando sobre todo los vehículos menos costosos que son lo que se fabrican en Brasil, en un marco de especialización y complementación productiva”, agregó. El boom de ventas va más allá de los cero kilómetro. Según datos de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), las transferencias de autos usados retomaron su impulso histórico, que equivale a 1,5 veces (o más) la cantidad de autos patentados. Y el mercado de motos estimado para este será de no menos de 650.000 unidades. “A diferencia de lo autos, en el sector de motos lo que manda es la producción local, que está especializada en baja cilindrada”, dijo Martín De Gaetani, gerente senior de Relaciones Institucionales de Honda.
En las concesionarias, en teoría las grandes beneficiarias del boom, aseguran que las cosas no andan como para festejar. “Los concesionarios estamos vendiendo vehículos con una fuerte presión impositiva”, dijo Dante Alvarez, titular de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA). Y dejó planteado, un conflicto creciente entre concesionarias y terminales automotrices es. “Nos piden objetivos de venta que hacen que la rentabilidad sea prácticamente nula. Es un tema al que debemos buscarle una solución”, dijo.
-¿Es realmente para tanto? -se le preguntó a otro directivo de ACARA.
-Las terminales nos achicaron el margen, pero cuando tardamos más de 30 días en facturar sus vehículos nos cobran por financiarnos una tasa del 30% anual -respondió, en off. Nos están ahogando. Y hay un creciente grupo de concesionarias que está cada vez más comprometido.
La crisis con Brasil y el déficit comercial
Hoy las terminales automotrices venden muchos más autos que los que producen. Mientras las ventas apuntan a las 900.000 unidades, la producción en las fábricas argentinas rondaría las 500.000 unidades para todo el año. Aun así, sería una buena noticia: el año pasado se produjeron apenas 472.000 unidades.
“La producción local en gran medida depende de la evolución del mercado brasileño, que es el principal destino de exportación de las terminales radicadas en Argentina. Lamentablemente ese mercado tuvo una fuerte retracción en los últimos años, y recién ahora parece evolucionar favorablemente, pero lentamente”, dijo el titular de FCA Fiat Auto, Cristiano Rattazzi. “También gravitan los problemas de competitividad que arrastra la Argentina para llegar a terceros mercados con precios competitivos”.
En el Gobierno admiten que el déficit de la balanza comercial de autos es muy alto, en particular en relación a Brasil, donde se les está exportando un dólar por cada 1,9 dólares que se les compra. “Deberíamos estar en un máximo de 1,5 dólar importado por cada dólar exportado a Brasil, pero hay varias terminales que están desfasadas en su balanza comercial. Confiamos que puedan corregirlo antes de 2020. De lo contrario la multa equivale a 35% del monto excedido”, advirtió, en off, una calificada fuente del ministerio de Producción.
“Estamos empezando a ver una lenta recuperación del mercado brasileño, que esperemos se sostenga en el tiempo”, dijo Joachim Maier, titular de Mercedes Benz y de ADEFA. “Si esto continúa de esta manera, es posible que los números de ventas y producción vuelvan a equilibrarse en los próximos dos o tres años”.
FUENTE; CLARIN.COM 04/09/2017

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!