Autopartistas, con menos trabajo y problemas para pagar sueldos

Son unas 15 empresas. Es por la caída de pedidos de las automotrices. Son seis las autopartistas que ya debieron sacar a la superficie suspensiones o despido de personal, ante cuestiones insoslayables como caída de la demanda, trabas para importar máquinas y materias primas y conflictos salariales. Pero serían las más visibles de un lote de al menos 15 autopartistas con problemas para pagar los sueldos de su personal, si bien la mayoría lo está manejando en la mayor discreción.
“Las que pidieron el procedimiento preventivo de crisis o enviaron telegrama de despido son seis fábricas, pero hay otras nueve o diez con problemas que están intentando tapar.
Nadie quiere asomar la cabeza”, aseguró uno de los empresarios afectados.
Hay de por medio un escenario enrarecido: los grandes clientes de las autopartistas, que son las terminales automotrices, enfrentan una caída de la demanda desde Brasil que ya impactó con una baja de la producción de abril del 24%, según la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).
Fuentes gremiales y empresarias aseguraron que son muchas las terminales automotrices que están enfrentando dificultades que trasladan, en algunos casos, a sus proveedores. “Está habiendo cortes de producción en medio de un turno, sólo que no se dice. O bien faltan piezas, por las restricciones a las importaciones y el paro en el INTI, o directamente Brasil está comprando menos”, graficó uno de los empresarios consultados.
La autopartista cordobesa Montich, una de las cuatro de esa provincia que solicitó el procedimiento preventivo de crisis (ver en esta misma página) argumentó que su caída de producción está atada a la planta de Iveco. Pero en Fiat, dueña de Iveco, aseguraron que sus planes de producción siguen tal cual estaban previstos a comienzos de año.
En otra compañía aseguraron que Ford debió retrasar un mes el lanzamiento de la nueva versión de la pick up Ranger, por inconvenientes para ingresar y homologar partes de sus nuevas butacas. “El INTI está paralizado por un conflicto gremial y eso retrasó todo”, dijeron fuentes del sector. Sin embargo, en la Ford aseguraron que el cronograma no se alteró.
En Buenos Aires y Rosario, hubo suspensiones en Benteler Automotive, una autopartista alemana con sede en Valentín Alsina y planta al sur de Rosario, especializada en sistemas de dirección. “Benteler estuvo afectada por Peugeot”, dijeron fuentes gremiales. En la automotriz francesa admitieron que cayó la exportación a Brasil de los modelos 207 y 408, pero que a la vez acumulan una cantidad inusitada de pedidos de unidades del Peugeot 308, cuya fabricación local recién comenzó y todavía no está en régimen.
En Pilar, el fabricante de baterías Moura envió siete telegramas de despido tras un bloqueo a la planta que hizo la semana pasada el Sindicato de Industrias Químicas de Pilar. En la raíz de ese paro salarial, aun no resuelto, hubo otro tema: la inauguración de la planta, que estaba previsto para diciembre, quedó postergada sin fecha.
Las máquinas que Moura había comprado con un crédito del Bicentenario para comenzar a producir baterías en el país estuvieron varadas en la Aduana durante cuatro meses y fueron ingresadas hace 20 días, junto a una partida de baterías destinada al mercado de reposición e insumos para encarar la primera tanda de fabricación en la nueva planta.

FUENTE: CLARIN.COM 18/05/2012

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!