Jeep Wrangler Sport: un off road «de pura cepa» que no sabe de límites

Nacido de un concurso militar para la Segunda Guerra Mundial, el vehículo que actualmente pertenece al grupo Chrysler evolucionó hasta ser un todoterreno símbolo de libertad, donde el límite ya no está en las rutas y calles asfaltadas.

Hoy, el Wrangler se convirtió en una opción más para uso particular, con diferentes versiones (Unlimited y Rubicon) y un equipamiento pensado para conquistar a nuevos clientes, sin por eso alejarse de su verdadera razón de ser: el mundo off road.

Con estos antecedentes, el Wrangler Sport 2013 fue el elegido para recorrer casi 2000 kilómetros entre Buenos Aires y Córdoba. Un itinerario donde se combinaron diferentes terrenos: una salida desde la Capital Federal por la congestionada Avenida Figueroa Alcorta, previa a un fin de semanada largo, con lo que eso significa; rutas en buen estado con varios carriles y algunas provinciales demasiado precarias; caminos muy angostos con el dique Los Molinos de testigo, otros de tierra, con barro, y entre las sierras.
Todos contribuyó a conocer a fondo las características de un producto que no está pensado expresamente para el uso familiar, pero que, con el boom en ventas de SUV y pick ups, podría ser otra opción para empezar a analizar.

También se trata de un modelo donde la decisión de compra es más emocional que racional, considerado por quien logra tenerlo más como un «chiche» que como un vehículo real.
Las mejoras en el andar
El Wrangler Sport tiene pocos competidores en la Argentina, por su condición de parecer limitado a un uso casi exclusivo para el tiempo libre y la diversión.
Sin embargo, su andar fue mejorando y desde su insonorización hasta la comodidad interior se modificaron notablemente, captando a nuevos compradores.

Las ventas son una prueba de ello: en la Argentina se vendieron, en 2012, un total de 99 Jeep. En enero de este año, cuando los patentamientos suelen tener un gran incremento, se registraron 22, y en julio llegaron a 30. De esta manera, en 2013 registra un incremento de 81%, según los datos de la Asociación de Concesionarios Automotrices de la República Argentina -ACARA-.
Las mejoras del Jeep se dieron sin dejar de lado su verdadera razón de ser, que es la posibilidad de atravesar todo terreno y salir invicto, para luego llegar a la ciudad y desplazarse como si nada hubiese pasado.
El modelo, en detalle
El Jeep Wrangler Sport 2013 fue lanzado en diciembre de 2012 y fue una de las estrellas del stand de Chrysler el último verano en Cariló. Es una actualización de gama del modelo más clásico de Jeep, que se ofrece con tres puertas en la versión Sport, o con cinco, en las Unlimited y Rubicon.
El precio actual es de u$s51.500 o 289.636 pesos.
Cuenta con un motor naftero Pentastar V6 de 3.6 litros, con 284 caballos de potencia y 347 Nm de torque. Tiene caja manual de seis velocidades y un sistema de doble tracción Command-Trac, desconectable y con reductora.
La robustez y solidez del Wrangler son inapelables. Es un verdadero todoterreno, capaz de vencer cualquier obstáculo sin tener que hacer ningún esfuerzo.
En cuanto a su andar, en la ruta no es de los más sólidos, especialmente cuando supera los 140 kilómetros. Sin embargo, se puede realizar un viaje confortable a una velocidad menor y hasta ahorrar combustible, que es el principal enemigo cuando se quiere disfrutar del motor, cuyo sonido, para quienes gustan de los fierros, es una verdadera sinfonía.

El gasto promedio de combustible alcanza los 15 litros en ruta y los 21 en la Ciudad, todo un presupuesto.
El equipamiento incorpora varios elementos que mejoran su uso: tiene doble airbag frontal, aire acondicionado, desempañador de espejos exteriores, un buen equipo de audio y levantavidrios, algunos detalles que antes no incluía.
Para ser aún más completo le faltan los sensores de estacionamiento, especialmente porque con sus sobresalidos y robustos paragolpes, es muy díficil estacionarlo en lugares estrechos.

Por otro lado, en cuanto a la posibilidad de convertirse en un «descapotable», también ha mejorado. Cuenta con sistema de puertas extraíbles y el parabrisas rebatible, junto a un techo rígido 3 Piece Hard Top y una capota de lona de alta resistencia (Flexible Sunrider).
En este caso, cualquier decisión de salir ese día sin techo hay que tomarla antes de abandonar la casa, porque obviamente no cuenta con un espacio para almacenar cada parte. Y si en el camino llueve o de golpe desmejora el clima, habrá que recurrir a la lona o buscar un techo hasta que «pase la tormenta».
Razón de ser
La eficiencia del Wrangler fuera del pavimento es incuestionable por su sistema de tracción Command-Trac. Tiene tracción en las 4 ruedas con bloqueo electrónico Command-Trac® 4WD.
El sistema Command-Trac de segunda generación es equipamiento estándar en modelos 4×4. Continúa como sistema a tiempo parcial donde la tracción 4×4 no se recomienda para el uso en pavimento seco.
Cuando se necesita el poder 4×4, en todoterreno o por caminos resbalosos en que hace falta más tracción, el sistema Command Trac entra en acción transmitiendo igual potencia a las cuatro ruedas para superar con facilidad los terrenos más agrestes.
También cuenta con control de estabilidad ESC, control de tracción y el sistema de mitigación de rolido, que modera las inclinaciones en curvas y frenos ABS que permiten bloqueos a baja velocidad cuando se maniobra en off road con la doble tracción conectada. ,.
La suspensión está diseñada para un mejor andar, la delantera y trasera de cinco barras ofrecen una excelente articulación y durabilidad para todoterreno con un manejo y maniobrabilidad en carretera bastante mejorados que optimizan el rendimiento.

Más tecnología
Si hay algo que siempre faltó en este vehículo fue la tecnología aplicada al entretenimiento.
Ahora, el Wrangler también empieza a ponerse a tono con eso. El diseño de parrilla de siete ranuras y robustos guardabarros se complementa con un interior más sofisticado, con asientos delanteros altos y más anchos, regulable en altura, y el trasero rebatible.
En cuanto a la información a bordo, cuenta con computadora de viaje que se suma a otras indicaciones (brújula, temperatura exterior, etc.) del nuevo instrumental de agujas, retroiluminado y con alertas como olvido de puertas abiertas, entre otras.

El volante de tres rayos tiene comandos del control de velocidad crucero y de audio, otra de las mejoras del Wrangler. Tiene radio AM/FM estéreo con reproductor de CDs, conector auxiliar y seis parlantes.

La barra de sonido superior con dos tweeters resistentes a la intemperie y las dos parlantes de rango medio de 16 cm te dan lo último en tecnología de sonido en carretera o todoterreno.
Conclusiones
La libertad de moverse, de ir donde quiera, cuando quiera y no preocuparse por quedarse atascado, es lo que los propietarios Wrangler destacan del modelo.
Así, la principal ventaja sigue siendo su gran capacidad off-road y la cabina al aire libre. Las mejoras de su techo plegable son las más atractivas para quien elige este modelo, fácil de usar y mucho más silencioso.
En el recorrido que incluyó un paso desde la Ciudad de Buenos Aires hasta Villa General Belgrano, Calamuchita y la Cumbresita, en Córdoba, quedó en claro que, aunque se sufre el alto gasto de combustible con una suspensión que no es de las más sofisticadas, sus características únicas de todo terreno son más fuertes a la hora de decidir su compra.
Además, en un mercado donde la venta de los vehículos 4×4 crece, con un incremento promedio de 20% anual, tiene una buena oportunidad porque los usuarios evalúan, cada vez más, las opciones para salir del auto tradicional y contar con «todo en uno».
Así, se podrá cumplir la filosofía de Jeep pensada para quienes conducen: «¿Por qué conformarse con un aburrido sedan 4 puertas cuando se puede tener un Wrangler en su lugar?».

FUENTE: IPROFESIONAL.COM 26/08/2013

Escrito por

Federación de Cámaras del Comercio Automotor de la República Argentina
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!