La producción de autos avanzó en abril y cerró el primer cuatrimestre con un avance de 20,4%

La producción nacional de vehículos registró en abril un incremento interanual del 21,4 por ciento al alcanzar las 45.802 unidades, con lo cual el primer cuatrimestre del año cerró con un alza del 20,4 por ciento, informó hoy la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).

La entidad precisó que las exportaciones del sector subieron en abril un 7,1 por ciento respecto al mismo mes de 2017, lo que contribuyó a que el acumulado del año de las ventas externas de las terminales se incrementara un 31,4 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

En base al comportamiento registrado en estos primeros cuatro meses, «las proyecciones estimadas para el año se mantienen en alza«, indicó la asociación.

Los directivos del sector mantienen la previsión para este año una producción nacional de 565.000 vehículos, un 20 por ciento por sobre 2017, mientras que las exportaciones podrían alcanzar las 300.000 unidades, es decir, un 43 por ciento de crecimiento frente a 2017.

La mejora proyectada de producción y exportación viene impulsada por los lanzamientos previstos de productos nacionales y el aumento de producción, resultado de los planes de inversión que se vienen implementando.

A ello se suma la mejora de la demanda del mercado interno, el impacto positivo de la recuperación de Brasil tras años de intensa contracción y la diversificación de los mercados de extrazona.

De acuerdo con las cifras difundidas este jueves, abril contó con un promedio de 19 días hábiles de actividad que si bien tuvo una jornada menos respecto de marzo, conservó el mismo nivel de producción diario de 2.400 unidades.

En el cuarto mes del año, las automotrices produjeron 45.802 automóviles y utilitarios, es decir, registraron una baja de 7,8 por ciento en relación a marzo cuando se produjeron 49.655 unidades y un incremento de 21,4 por ciento respecto del desempeño de abril de 2017, cuando la producción fue de 37.731 vehículos.

De esta forma, el sector produjo 156.400 unidades entre enero y abril, un crecimiento de 20,4 por ciento respecto de las 129.885 unidades que se produjeron en el mismo período del año pasado.

Respecto del comercio exterior, en el cuarto mes de 2018, las terminales exportaron 19.897 vehículos entre autos y utilitarios livianos, lo que refleja una baja de 28,2 por ciento respecto del volumen de marzo, pero un 7,1 por ciento más si se lo compara con las 18.571 unidades de abril del año pasado.

En el acumulado de enero a abril, los fabricantes locales exportaron un total de 77.245 unidades, es decir, un 31,4 por ciento por sobre el volumen que se registró el mismo período de 2017.

Finalmente, el mes pasado se comercializaron a la red 72.748 unidades, es decir, un 8,6% menos respecto de las 79.562 vendidas en marzo y una baja de 6,8 por ciento por sobre el desempeño del mismo mes del año pasado cuando se entregaron 68.117 unidades a las concesionarias.

ADEFA destacó que las ventas de productos nacionales registraron un crecimiento de 9,6 por ciento, mostrando un avance superior al de las ventas totales que aumentaron 6,8 por ciento.

Con el parcial de abril, el acumulado del primer cuatrimestre, se ubicó en 290.495 unidades comercializadas a la red, es decir, se registró un incremento de 13,8 por ciento en su comparación interanual.

Reclamos por el Flex
Las cifras de ADEFA llegan dos días después de que ACARA, la entidad que agrupa a los concesionarios, informara que el mes pasado se vendieron 76.554 vehículos 0Km, lo que supuso un crecimiento interanual de 18,4%.

Dada la brecha entre las ventas y la producción local, las terminales ponen en duda que se alcance el acuerdo automotor con Brasil para la exportación e importación de piezas y vehículos. Por lo tanto, plantearon la posibilidad de rediscutir el convenio.

El Protocolo 42 de Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 14, conocido como acuerdo automotor, establece que por cada dólar que se exporta a Brasil se puede importar u$s1,5, relación denominada flex o cupo.

Sin embargo, la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) indicó que entre julio de 2015 y enero de este año se importó u$s2,1 por cada dólar exportado, lo que implica un incumplimiento del llamado flex.

«Hoy no se está cumpliendo como industria, y no sé si se va llegar a cumplir en junio de 2020», señaló la directora de Asuntos Corporativos del Grupo VolkswagenÁngela Stelzer, quien subrayó que «como VW estamos trabajando para llegar a ese 1,5 con automóviles y vehículos livianos, pero tenemos que trabajar fuertemente en el tema camiones, porque no vemos que se pueda cumplir con el flex en esa categoría».

Por su parte, el vicepresidente de General MotorsFederico Ovejero, puntualizó a Télam que la empresa tiene «un plan para cumplir con el flex en el tiempo estipulado y lo vamos a cumplir«.

«Venimos bien, estamos por debajo del promedio, que ya está por debajo del 2,1. Y estamos dentro de la curva que estábamos esperando«, afirmó el ejecutivo.

Otras automotrices consultadas por la agencia Télam, se excusaron de identificarse a la hora de responder, argumentando que se trata de un tema difícil para la industria.

Sin embargo, una de ellas afirmó que «el flex está pasado, más en unas que en otras», y subrayó que «por ahí ya hicieron las cuentas y vieron que les conviene más pasarse y pagar la multa que ajustarse al cupo«.

En el Gobierno, más optimistas, destacaron que «el acuerdo es a cinco años, faltan más de dos años, las automotrices tienen tiempo de acomodarse«.

Desde el Ministerio de Producción remarcaron que «con la recuperación de Brasil, naturalmente va a ir bajando el flex actual«, y aseguraron que «ya está por debajo del 2,1» denunciado por AFAC.

«Si nos especializamos en pick up, por ejemplo, hay muchas chances de mejorar la relación del flex; hay importantes inversiones en ese sentido, de Nissan, Renault y Fiat», precisaron desde Producción.

El Gobierno tomó cartas en el asunto en el inicio de este año y emitió dos resoluciones especificando el procedimiento para el cálculo individual del coeficiente flex, en el supuesto de que al finalizar el período establecido en el último acuerdo, el resultado del intercambio global sea superior a 1,5.

En el caso de que el total de las importaciones realizadas durante el período del acuerdo superen el crédito global, considerando a la industria en su conjunto, se procederá al cálculo del desvío específico de cada terminal.

Además fijó que las terminales deberán tomar un seguro de caución para responder en caso de incumplir y tener que abonar el excedente por lo importado sin arancel en el periodo del acuerdo.

Por su parte, Stelzer destacó que las automotrices están «trabajando en alguna solución, conversando con el Gobierno, algo que a su vez deberá ser analizado con las autoridades brasileñas«.

Desde otra automotriz puntualizaron que «el año próximo, Brasil querrá activar la cláusula del acuerdo que permite subir de 1,5 a 1,7 el flex«, y añadió que «será difícil porque los autopartistas no van a querer«.

«Acá hay un elemento para sentarse a conversar a nivel interno primero, y después con Brasilde qué modo se contabilizan las operaciones, y qué margen puede haber para que se pueda llegar a cumplir la meta y que nadie salga herido«, concluyó el vocero de la compañía.

FUENTE; IPROFESIONAL.COM 09/05/2018

Escrito por

El autor todavía no ha añadido ninguna Información a su perfil.
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!