En la cocina del nuevo Nissan Versa en México

En más de 10 años he sumado varias experiencias en lo que significa recorrer una fábrica de autos, desde la de Chevrolet en Alvear, provincia de Santa Fe, que es un verdadero lujo nacional; hasta la de Volkswagen en Wolfburg, Alemania, que se asemeja más a un quirófano que a una planta automotriz.

Pero el gustito por conocerlas fue creciendo a medida que, tras pasar por «la cocina», se ve el auto en la calle y se puede comprender mejor cómo se alcanzó logró el producto y la relación directa entre la calidad del proceso y el resultado final.

Me faltaba, en este circuito entre robots y motores, la visita a una planta en México. Y esto generaba mucha intriga, porque los autos de ese origen son considerados, entre los especialistas, como de mejor calidad y terminación que muchos modelos globales, y más aún, que los argentinos y brasileros.

 

La oportunidad llegó con Nissan, tras una invitación para conocer las instalaciones que posee en Aguascalientes, una pequeña localidad a 516 km del Distrito Federal, donde tienen tres plantas y trabajan más de 47.000 personas.

El motivo: conocer, desde el minuto cero, cómo se hace el nuevo Versa, modelo que desembarcará entre los sedanes chicos antes de mitad de año. Mientras tanto, hacer un intenso recorrido por cada rincón y descubrir algunas claves del por qué de la eficiencia en la producción que caracteriza a ese país y a la japonesa en particular, líder del mercado.

Las ventajas del «made in México»

Armando Ávila Moreno, vicepresidente de Manufactura de Aguascaliente A1 desde el año 2005, nos recibió en una sala del complejo industrial que opera desde 1992, ubicado  sobre una superficie de 1.810.000 m2, con un área construida de 585.410 m2, un centro de distribución de 110.000 m2 y jardines de 260.000 m2, además de una pista de pruebas.

En esta planta se fabricaron hasta el momento 14 modelos y hoy conviven Kicks, March y nuevo Versa. Tiene una capacidad para que salgan de la línea unos 65 vehículos por hora y 1500 unidades por día. Esto denota su característica principal: es una de las más rápidas del mundo.

En la llamada A1 también se producen motores: uno cada 68 segundos. Hay ocho modelos, uno de ellos el que utiliza el sedán compacto que se lanzará en el primer semestre.

¿Cuál es la clave del trabajo y los resultados? Ávila Moreno fue quien lo explicó.

«Todo se resume en una palabra japonesa: «Douki Seisan». Esto quiere decir sincronización. A partir de esta sincronización entre las cinco áreas más importantes de producción, desde la carrocería, donde nace el vehículo, hasta la salida de línea, es que se logran los mejores resultados», dijo el directivo.

De esta manera se pueden fabricar los tres modelos con sus diferentes versiones en la misma línea, sin detenerla, llegando a 600 posibilidades de combinación en un solo auto, según el mercado para el cual se programe.

Cada paso para llegar a la meta no solo son importantes para lograr la meta diaria, sino que es clave en la competitividad de la industria.

«Todo comienza con el trabajo en la parte de carrocería; luego sigue el proceso de sincronización interno de cada pieza, completándose el punto 3 con la coordinación con los proveedores para el armado final del auto. Cumplidos esos ítems, llega la pintura, el ensamble de las partes que faltan (como puertas) y el embarque. Finalmente, termina en la entrega del vehículo al cliente», dijo el directivo.

El trabajo de Nissan se basa en el programa piramidal cuya base se denomina One Team Spirit, que engloba todos los fundamentos de manufactura, además de tener tres centros de enseñanza para capacitación de estudiantes y el programa Energía Libre de CO2 2022.

Cambios para el Versa

Con estas premisas, para producir el nuevo Versa, Nissan invirtió en A1 casi 300 millones de dólares.

Los cambios realizados fueron desde la incorporación de 85 troqueles nuevos en el área de estampados; unos 3 colores innovadores para pintura; se reprogramaron 354 robots en el área de carrocerías y se incluyó el uso del nuevo acero AHHS.

A estas modificaciones internas, que también contemplan el motor, se sumaron 7 tecnologías de seguridad inéditas para el segmento.

No solamente el auto y su diseño son nuevos, sino que el motor es de tercera generación. Llamado HR16K2, de 118cv y 6.300rpm. Tiene más eficiencia, mayor torque, más potencia y respuesta ágil. Está acompañado por la transmisión CVT X-Tronic.

En cuanto a la seguridad, el Versa 2020 tiene alerta de punto ciego y colisión frontal; Freno de emergencia frontal; Monitor de vista Global, Alerta de tráfico cruzado, de puerta trasera y colisión trasera, tecnologías que son inéditas en el segmento.

«El nuevo modelo tiene mayor rigidez en la carrocería, con más acero que no suma peso a la unidad porque es de ultra alta resistencia. También mejoro la suspensión, las llantas son de mayor dimensión, es más efectivo en el frenaje y más confortable en el manejo. El aislamiento acústico también es clave gracias a los materiales utilizados», resumió Ávila Moreno.

«Solo tenemos, en la teoría, 15 segundos para enamorar al cliente. Entonces con todos los cambios tenemos que lograrlo», finalizó.

Nissan en el mundo

Con estas inversiones y premisas, México se posiciona como el sexto país más importante a nivel de producción mundial. La región Asia es líder con 52,4 millones de unidades; Europa con 21,3 millones; y América con 20 millones. En esta última, EE.UU. fue responsable de la fabricación de 11,3 millones de unidades; seguido por México con 3.7 millones y luego Brasil, con 2,9 millones.

Para lograr esta participación mundial, la automotriz dispone de cinco fábricas:

– Tres en Aguascalientes: A1 donde produce los modelos March, Versa y nuevo Versa; A2 con el nuevo Sentra; la planta COMPAS, un complejo de manufactura de cooperación estratégica entre la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi produciendo allí modelos Mercedes Benz e Infiniti.

– Dos están en Cuernavaca: C1 donde fabrica la utilitario NV 200 que se exporta a EEUU y C2 con la pick up Frontier, la NP300 y Alaskan.

Del total producido, el 89% se destinó en 2019 a la exportación, o sea unos 3,303 millones, y 11% para el mercado interno. Dentro de ese contexto, Nissan México exportó 412.000 (45,8% a EEUU, 5.% a Canadá, 0,2% a Israel, 10,1% a Colombia y Chile y 0,3% a Brasil y Argentina, entre otros).

Para el mercado doméstico produjo 230.000 vehículos, siendo la automotriz que mayor cantidad de unidades hizo para ese mercado.

Nissan en Argentina

La automotriz se instaló en la Argentina como nueva terminal en el año 2015. A partir de 2018 comenzó a fabricar la pick up Frontier en Córdoba, y tiene una de las plantas más modernas del país.

Su transformación en una compañía de producción nacional le permitió ganar participación de mercado terminando 2019 como la número 8 en ventas, con una caída de 25% cuando la baja total superó el 40 por ciento.

Además, comenzó a fortalecerse en diferentes segmentos. Hoy juega fuerte en el rubro de las «chatas»; con el Kicks, que es de los más reconocidos entre los SUV chicos; con el March que pelea entre los city cars y en breve comenzará a vender el Versa, para ganar clientes en el segmento más poblado: el B, compacto, pero tope de gama.

FUENTE; IPROFESIONAL.COM 03/02/2020

Escrito por

El autor todavía no ha añadido ninguna Información a su perfil.
Related Posts

Comentarios cerrados.

Deja una respuesta

quieres unirte a la discusión?
¡Siéntete libre de contribuir!